La Piedra del Peñol es una roca gigantesca que mide 220 metros de altura. Crédito: Angie Carvajal / Flickr.

  • Tungsteno

Una roca con más de 700 escalones para ‘tocar el cielo’

La Piedra del Peñol es una de las rocas más grandes del planeta. Se dice que en su lateral cuenta con “unas escaleras al cielo”. Investigamos cómo se formó este fenómeno natural extraordinario y cómo se ha convertido en un icónico reclamo turístico de Colombia.

ISABEL RUBIO ARROYO | Tungsteno

 

Una roca que parece tocar el cielo. Así es la Piedra del Peñol o el Peñón de Guatapé, una de las principales atracciones turísticas de Colombia. Este monolito de 220 metros de altura destaca por sus más de 700 escalones. Su forma se debe a la erosión del viento y el agua y hay varios mitos e historias al respecto, como que llegó del espacio o que es fruto de un volcán.

 

El ‘salto’ a la cúspide de la roca

 

Esta roca gigantesca de granito, compuesta por cuarzo, feldespato y mica, está ubicada en el municipio de Guatapé, en el departamento de Antioquia. El primero en subir a su cúspide el 16 de julio de 1954 fue Luis Eduardo Villegas López. “Un cura loco, llamado Alfonso Montoya, instó a la gente de Guatapé, en medio de los sermones de las fiestas patronales, a subir de una vez por todas”, cuenta Álvaro Idárraga Alzate, un maestro jubilado oriundo de Guatapé que investiga el monolito.

En teoría, decía que la gente de Guatapé era como los sapos: “Se quedaban contemplando las piedras y les daba miedo dar el salto, sabiendo que allá iban a encontrar la imagen de un santo, un milagro y oro”. “Les metió un poco de cuentos. Entonces este señor (Villegas) escaló la piedra. Luego se compró un pedacito de tierra al frente, y después fue comprando las demás fincas alrededor, una por una”, afirma Idárraga.

 

La Piedra del Peñol es una de las rocas más grandes del planeta. Crédito: Slowly Anywhere.

 

¿Una piedra que llegó del espacio?

 

La piedra mide 220 metros de altura y su profundidad, según Idárraga, alcanza los 2.500 metros: “Es como un alfiler que solo está mostrando la cabecita”. Circulan múltiples mitos sobre el origen de esta piedra. Mientras que hay quienes afirman que el monolito llegó del espacio, otros señalan que las grietas en su superficie son marcas hechas por el hacha del diablo. “La piedra no es un aerolito, ni un pedazo de criptón, ni un cuerpo celeste”, asegura Idárraga.

María Isabel Mejía Cerón, geóloga y docente universitaria, explica al periódico colombiano El Espectador que algunas de las piedras más grandes de Antioquia nacen de movimientos tectónicos, orogénicos y magmáticos que tuvieron lugar hace entre 90 y 70 millones de años. De hecho, cuenta que el Peñol es una roca volcánica que no salió más allá de la corteza terrestre. Hay geólogos que consideran muy probable que la piedra sea una protuberancia que salió a la superficie tras millones de años sobre la placa tectónica del Batolito antioqueño y por la erosión de los suelos.

 


 

Desde la Piedra del Peñol hay una de las vistas más atrayentes de Colombia. Crédito: Babak Fakhamzadeh / Flickr.

 

De escenario de rituales a un reclamo turístico

 

En la época indígena prehispánica este monolito era el centro de la realización de ritualessegún recogen varios medios colombianos citando el Museo Histórico de El Peñol. El Espectador indica que, según algunos trabajos arqueológicos, las zonas cercanas al Peñol pudieron ser utilizadas como un basurero por los indígenas. Con el paso de los siglos, las tierras se fertilizaron y se empezaron a cosechar. Más adelante, las Empresas Públicas de Medellín construyeron un embalse gigantesco en las tierras circundantes para generar electricidad que impulsó el turismo pese a que forzó la migración de múltiples habitantes de los municipios de El Peñol y de Guatapé.

A mediados del siglo XX algunos habitantes consideraban la piedra como un estorbo debido a que para transportarse y cuidar sus cultivos debían rodearla. No se imaginaban que este monolito gigantesco acabaría convirtiéndose con el tiempo en un icónico reclamo turístico. Para subir a su cúspide, Luis Eduardo Villegas construyó unas escaleras artesanales de madera que más adelante fueron reemplazadas por concreto.

Durante siglos este monolito ha dejado boquiabiertas a múltiples generaciones. “Al contemplar aquel peñón de tan enormes dimensiones, en aquel lugar, el observador no puede menos de preguntarse asombrado: ¿Qué esfuerzo de la naturaleza no sería necesario para sacar de su asiento y colocar allí aquella enorme masa de roca sedimentaria, cuyos estratos verticales indican su formación y el portentoso cataclismo a que se debe la posición del monolito?", escribió en un manuscrito en 1875 el escritor José María Gutiérrez de AlbaMiles de turistas se han acercado a contemplarlo y captar desde su cúspide algunas de las postales más atrayentes de Colombia.

 


Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación.

  • Geología
  • Construcciones
  • Colombia

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y analizar su comportamiento con el fin de mejorar el servicio ofrecido.
Puede consultar información adicional sobre las cookies instaladas en nuestra Política de Cookies.

Configuración de Cookies

Declaración de cookies

Estas cookies se encuentran exceptuadas del cumplimiento del artículo 22.2 de la LSSI de acuerdo con las recomendaciones indicadas por la autoridad europea en materia de privacidad y cookies. De acuerdo con lo anterior y aunque no es posible su configuración, aceptación o denegación, el editor de este sitio web ofrece información sobre las mismas en un ejercicio de transparencia con el usuario.

  • Nombre: LFR_Sesión_STATE_*, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario registrado, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: GUEST_LANGUAGE_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Determina el idioma con el que accede, para mostrar el mismo en la próxima sesión, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: ANONYMOUS_USER_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario no registrado, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: COOKIE_SUPPORT, Proveedor: Liferay, Propósito: Identifica que es necesario el uso de cookies para el funcionamiento del portal, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: JSesiónID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra el inicio de sesión e indica que está usando el sitio, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: SACYRGDPR, Proveedor: Sacyr, Propósito: Utilizada para gestionar la política de cookies, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima.

  • Nombre: _ga_<container-id>, Proveedor: Google, Propósito: Recopila datos sobre el número de veces que un usuario ha visitado el sitio web además de las fechas de la primera visita y de la más reciente. Utilizada por Google Analytics, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP

  • Nombre: _ga, Proveedor: Google, Propósito: Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP